Entrevista al conocido arquitecto Gumersindo Fernández

Construye-TIC > blog > Entrevista al conocido arquitecto Gumersindo Fernández

E1_E1_R0011899_gumer_790x360

Entrevista al conocido arquitecto Gumersindo Fernández

13 julio, 2015 | admin | blog, Construtic2014

 

Iniciamos, con esta primera, una serie de entrevistas con las que iremos pulsando las opiniones de reconocidos profesionales y personalidades del sector  en relación al binomio Construcción-TIC y las soluciones innovadoras en las empresas del sector.

Hablamos con Gumersindo Fernández Reyes, Director y socio fundador del conocido estudio  Gumersindo Fernández Arquitectos, en Cádiz, activo participante además de la vida colegial y asociativa en nuestra provincia,  y conocedor de muchas de las novedades que se están produciendo ya en la forma de trabajar de las empresas constructoras y promotoras.

Le damos, por supuesto, las gracias por su colaboración en Construtic.

258_1104869782

E1_E1_R0011899_gumer_790x360

 

 

Gumersindo, ¿Cómo se innova en el sector de la construcción?

Para abordar esta cuestión tendríamos que percibir la amplitud del sector de la construcción. La innovación llega de distinta manera dependiendo de si hablamos de construcción en términos de ejecución de obras, materiales, maquinaria, soluciones constructivas, diseño de proyectos, comercialización o incluso de la administración pública implicada.

En cuanto a  los materiales y maquinaria, la innovación está en manos de los productores y fabricantes a través de sus departamentos de investigación, innovación y desarrollo (I+D+I), así como de la colaboración con entidades públicas como las Universidades. Para que sea posible es necesario un tejido empresarial con entidad que permita inversiones en I+D+I, o asociaciones de pequeños fabricantes que externalicen el servicio para poder estar en primera línea. Pongo como ejemplo los avances que ha experimentado la industria cerámica en España, o las asociaciones de canteras de Macael.

La innovación en soluciones y sistemas constructivos igualmente se nutre de lo explicado para los materiales, pero aquí también tiene cabida la imaginación del pequeño y mediano empresario que sin tener departamentos de I+D+I ha dado con soluciones que facilitan y mejoran la ejecución y calidad de las obras. Muchas de estas mejoras quedan en el ámbito de esas empresas por no tener capacidad o conocimientos para trasladarlas al mercado. Quizás las asociaciones son las que podrían canalizar este talento innovador cuando el tejido empresarial está formado por pequeñas y medianas empresas sin capacidad para ello.

Si hablamos de organización y planificación a la hora de ejecutar las obras, la innovación viene de la mano de la incorporación de los principios de buena dirección, gestión y organización, así como de las nuevas tecnologías disponibles en el mercado para implementar dichos principios. Es decir la innovación pasa más por aplicar lo que ya existe pero que no se aplica en nuestro sector. Quizás es aquí dónde las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC) alcancen un gran potencial por explotar para nuestros empresarios.

En el diseño de proyectos arquitectónicos es dónde se ha sido más permeable a las TICS aplicándose básicamente a la forma de trabajar. No es raro encontrar equipos virtuales de trabajo con flujos constantes de información a través de internet. La  utilización de sistemas CAD y BIM que permitan el intercambio de información con otros eslabones de la cadena se encuentra con frecuencia con el freno de empresas que siguen trabajando en papel, incluidas las Administraciones Públicas. Pero la innovación en los estudios se limita en la mayoría de los casos al estricto campo del diseño arquitectónico, si bien es cierto que existe una industria auxiliar que proporciona todo tipo de herramientas TIC para su uso.

Empujado por la crisis, las TICS se han abierto paso en el mundo de la comercialización y venta de productos inmobiliarios, innovando tanto a la hora de presentar el producto como de trabajar en red por parte de las distintas empresas comercializadoras. Me imagino que llegará el momento que no se venderá una vivienda sobre plano sin que previamente se haya hecho un recorrido virtual por ella, con unas gafas 3D, en pantalla o con realidad aumentada. Son tecnologías que ya existen pero que en raras ocasiones se utilizan. El uso de páginas web para las distintas promociones empieza a verse con más asiduidad, mientras que la inclusión de perspectivas exteriores del edificio a ordenador parece una asignatura superada. Quizás las maquetas vuelvan a tener más presencia con el uso de las impresoras 3D.

Pero la verdadera innovación en el mundo de la comercialización o mejor aún de la conceptualización de productos inmobiliarios podría venir de la sociología y del análisis de las necesidades que el sector puede satisfacer. En esta disciplina donde se unen las estadísticas, el Big Data, las encuestas, la observación, la comunicación, el humanismo… el potencial de las TICS está por explorar, pero es espectacular.

Con la sensación de ir a otra velocidad distinta del mundo real nos encontramos con la Administración Pública, para la que existen aplicaciones y programas informáticos desde hace muchos años que agilizarían la realización de los trámites, licencias o autorizaciones a la que está sometido nuestro sector. En mi opinión, muchos de nuestros regidores creen conseguir  más votos con una acción tangible como una plaza o un parque que con una inversión en tecnología para agilizar las tramitaciones del ciudadano. No se percatan, o no quieren percatarse, de que una administración eficiente favorece la inversión que termina redundando en bienestar para todos.

 

¿Qué pueden aportar las TIC en el desarrollo de la organización y planificación de las obras?

Tiempo. Partiendo de que algunas TIC ya están incorporadas, creo que es el buen uso de las mismas unido a una correcta gestión y planificación lo que tiene un gran potencial. La correcta ejecución de las obras se presupone como el valor a los soldados, pero el acortamiento de los plazos de ejecución proporcionaría un margen adicional de competitividad a las empresas del sector muy beneficioso para todos los agentes intervinientes. Aproximémonos a las ventajas que supone un acortamiento en los plazos de ejecución:

  1. Disminución de gastos financieros.
  2. Disminución de costes indirectos de la obra y de la promoción.
  3. Disponibilidad de medios para otras obras.
  4. Coste de oportunidad para adelantar el comienzo de negocios en el caso de inmuebles terciarios o locales comerciales.
  5. Ahorro en los alquileres de los usuarios que se incorporen al nuevo edificio.
  6. Mayor capacidad de acometer otros proyectos por las empresas implicadas.

Los conocimientos y tareas que hay que incorporar a nuestro quehacer diario para disminuir los plazos serían entre otros:

  1. Gestión de pedidos de materiales para evitar retrasos y sobrecostos en desplazamientos.
  2. Gestión de los medios auxiliares propios y su optimización entre las distintas obras.
  3. Gestión de medios auxiliares en alquiler para disminuir sus plazos.
  4. Gestión de personal propio y subcontratas.
  5. Transmisión previa de la información a las subcontratas y coordinación con el resto de oficios.

Para ello contamos con las siguientes herramientas ya existentes en el mercado, que pueden pasar desde una aplicación de móvil hasta complejos sistemas hechos a medida de nuestras empresas:

– Programas de gestión integral de proyectos, con planificación, asignación de tareas, control de plazos, costes…,  algunos de ellos para trabajar en la nube al alcance de todos los intervinientes.

– Dispositivos inteligentes móviles como teléfonos, tabletas, PDA para una correcta comunicación y transmisión de la información entre los diferentes agentes.

– Plataformas de información compartida en la nube.

– Gestores de inventarios u otros recursos disponibles.

– Gestores de pedidos, con información sobre la trazabilidad y plazos.

– Tecnología BIM (Building Information Modeling).

– Tecnología de escaneado laser para levantamientos…

Pero no matemos moscas a cañonazos. Igual que defiendo la utilización de todas estas herramientas no debemos perder de vista la escala de nuestras empresas,  obras y proyectos. Hay que definir bien nuestras necesidades y posibilidades de mejora a la hora de adquirir y usar estas herramientas TIC. Un exceso en su  potencia y complejidad se puede convertir en un problema y terminar por abandonar su uso. Las soluciones cuanto más sencillas mejor, ya que es así como verdaderamente las utilizaremos y serán aceptadas de  buen grado por nuestro personal y colaboradores.

¿Qué puede aportar una correcta implantación de las TIC en todo el sector?

Si partimos de ese supuesto, nos encontraríamos con un sector profesionalizado, eficiente, competitivo, y generador de nuevas oportunidades de negocio. Lo desarrollo para que no se quede en palabras manidas y grandilocuentes:

– Profesionalización. Para implementar un sistema de gestión empresarial de proyectos y obras en cualquier empresa lo primero que hace falta es entender de gestión empresarial y lo segundo conocer a fondo tu empresa, y créanme ni lo uno ni lo otro ha abundado en muchas de las empresas del sector. Afortunadamente la crisis está cambiado el tejido empresarial.

– Eficiencia. Uno puede ser muy buen profesional pero tener una empresa poco eficiente, este análisis de tu propia empresa al que obliga la implantación de las TICS hace que detectemos las fugas de eficiencia de nuestras empresas y las solventemos. Las fugas de eficiencia pueden ser desde recursos de personal mal empleados hasta el recibo de la luz.

– Competitividad. Las TICS bien implantadas y utilizadas disminuyen la utilización de recursos para ejercer determinadas tareas por lo que seremos más competitivos.

– Generador de oportunidades de negocios. Vayan unos ejemplos y dejen volar su imaginación: un tejido empresarial bien conectado y cooperativo puede generar patentes de sistemas constructivos y capacidad para comercializarlo,  alianzas para búsqueda de mercados internacionales, empresas de servicios relacionadas con el mantenimiento de edificios parametrizados domóticamente, empresas dedicadas a traducir a BIM la información de los proyectos técnicos, empresas de búsqueda de necesidades de productos inmobiliarios a través de la sociología, empresas de drones para análisis urbanísticos o medioambientales…

 

Conclusiones:

Nadie duda de las ventajas de tener un teléfono móvil inteligente, pero también de los inconvenientes de su mal uso. Tener empresas hoy en día de espaldas a las tecnologías de información y comunicación es como andar sin teléfono móvil.

admin author